¿Por qué es importante establecer normas claras en el hogar?

Las reglas organizan a los adolescentes. Les van enseñando lo que pueden hacer o no y las consecuencias de sus acciones. Las reglas que se establecen tanto para niños, niñas, adolescentes como para adultos poseen un sentido, normalmente de orden y protección, y debe respetar los derechos de las personas. De lo contrario la norma será incumplida, y generará conflicto entre los implicados.

En casa es necesario que los padres establezcan reglas que definan lo que está permitido y lo que no. Las normas son esenciales para que la familia sea funcional. Esto supone que exista una delimitación del rol de cada miembro familiar, lo que se espera y lo que le corresponde.

Recuerde que el diálogo es fundamental para llegar a un acuerdo. Una buena forma de establecer pautas es a través de la conversación frecuente, explicando a su hijo o hija  la razón de las reglas y los posibles riesgos que pueden sufrir si no las cumplen. 

Es conveniente que usted comente con su hijo o hija cuáles son las normas que se están constituyendo en casa y, a partir de eso, pedirle sus comentarios con respecto a ellas. Las reglas van cambiando según las edades de los hijos. Por ejemplo, un niño de 8 años tiene una hora de acostarse diferente a la permitida a un adolescente de 15 años.

Los y las adolescentes suelen “rebelarse” contra las normas buscando beneficios.  Esto es parte de su propio desarrollo. Buscan la independencia tratando de mostrar su autonomía y capacidad de decisión.  Esto no debe poner en conflicto a padres e hijos, pues si ellos tienen claro el sentido de las normas establecidas puedan sustentarlas o negociarlas en lo que crean conveniente para sus hijos e hijas.

La idea es que el adolescente exprese su opinión respecto a lo que está planteando para luego los padres brinden los argumentos que crean necesarios. Es importante que usted sea democrático con sus hijos ya que favorece al desarrollo de su identidad.

Los adolescentes suelen estar expuestos a una serie de circunstancias riesgosas como consumo de drogas, tabaco y alcohol. Para ello, tienen que estar preparados para decidir por sí mismos. Es importante la información adecuada y las normas claras e instaurar en nuestros hogares una posición clara y firme con respecto al consumo de cigarrillos y otras drogas.

Es necesario que los adolescentes no sólo sepan que usted está en desacuerdo con su uso, sino también es preciso establecer reglas claras para todos los miembros y lograr que se comprometan a cumplirlas. Además, es preciso decir las consecuencias en caso que las normas no se respeten.

¿Pero qué pasa cuando el padre o la madre no cumplen la regla?

Es importante delimitar que los hijos e hijas no tienen las mismas reglas en la casa que los padres y las madres.
Cuando se trata de valores y consumo de sustancias como alcohol, tabaco y drogas el tema se complica. Los padres y madres deben ser el ejemplo, de lo contrario todo lo que puedan decir pierde efecto.
Sin embargo, los padres siempre deben aconsejar a sus hijos de la mejor manera, inclusive en aquellos comportamientos en los que uno se pueda equivocar.